¿Celo evidente?

Los síntomas evidentes del celo en las vacas son importantes para la gestión de la inseminación y la fertilidad de un rebaño. La intensidad de los síntomas del celo está estrechamente ligada al éxito de la inseminación. Un aumento significativo de la actividad es una condición importante para obtener buenos resultados de fertilidad y un signo de que las vacas están sanas y en forma. Así lo han demostrado investigadores canadienses en varias investigaciones.

Sin embargo, los granjeros se quejan a menudo de que sus vacas no muestran el celo con suficiente claridad. Esto debería entenderse como una señal de advertencia de que algo no funciona del todo bien, ya que existen varios factores externos o asociados a la vaca que influyen de manera positiva o negativa en los signos del celo de una vaca. Un celo evidente es siempre también un signo del bienestar de la vaca, las vacas de celo débil o silencioso muestran por el contrario que existen deficiencias (la mayoría de las veces) en cuanto a la tenencia y/o la alimentación.

Nuestra lista de comprobación de la intensidad del celo (pdf) le ofrece una rápida visión general de los factores de influencia externos y asociados a la vaca. Ya está disponible para su descarga.

Instrucciones para la observación correcta del celo

Observación del celo

Muchas granjas conocen el problema: cuanto menos tiempo queda, más difícil es la detección del celo. Uno se ve obligado a pasar de un pico de trabajo a otro y resulta imposible sacar tiempo para la observación del celo. La consecuencia: vacas cuyo celo no ves nunca o vacas que has inseminado en un momento inadecuado y que en consecuencia no quedan fecundadas. Por lo tanto, el primer principio es el siguiente: «Tómese su tiempo. Observe con tranquilidad».

Observe a los animales tres o mejor cuatro veces al día durante un cuarto de hora. Así lo recomiendan los expertos, aunque la observación no debe hacerse durante los tiempos de ordeño ni cuando los animales se están alimentando, ya que en estos momentos las vacas están a menudo demasiado ocupadas con otras cosas para mostrar signos del celo. Por lo tanto, la mejor manera de detectar el celo es que alguien se tome el tiempo todos los días para observar a los animales en el pasto, en el corral o durante los tiempos de descanso en el establo.

15 minutos tres veces al día

Por tanto su observación del celo es un aspecto primordial en el éxito de la fertilidad del rebaño. Hace años que los expertos recomiendan para una buena detección del celo, observar a las vacas tres veces al día durante quince minutos. Pero, ¿quién puede disponer de este tiempo en época de mucho actividad y cada vez más horas de trabajo? A menudo esta problemática termina en una situación de fertilidad moderada del rebaño. ¿Ocurre lo mismo en su granja?

Por la noche y no durante el ordeño

Esto se agrava por el hecho de que muchas vacas sólo muestran sus síntomas del celo durante un tiempo muy corto y, además, prefieren mostrarlos por la noche. En cualquier caso, los períodos de ordeño por la mañana y por la tarde no son muy adecuados para la observación simultánea del celo.

Distracción durante el tiempo de ordeño

Se debe a que las vacas pueden distraerse de su comportamiento de celo cuando las ordeñan, las alimentan o durante el pastoreo. Por lo tanto, la recomendación es observar tres veces al día a las vacas fuera de las horas principales de trabajo en el establo (preferiblemente también una vez por la noche o al menos durante las primeras horas de la mañana).

Celo silencioso (anafrodisia)

Sus vacas no lo muestran

Los signos externos de las vacas con celo silencioso son débiles o no detectables, aunque se esté produciendo un ciclo de celo en los ovarios y en el útero. Los folículos del celo maduran y se desarrolla un cuerpo lúteo. A veces se puede ver a una vaca todavía con sangrado sin que haya mostrado antes otros signos de celo.

Los textos y las imágenes son todos de nuestro sitio asociado www.la-vache-fertile.ch (en francés), en el que encontrará más consejos sobre fertilidad.